MITOS Y REALIDADES SOBRE LA DONACIÓN DE SANGRE

MITO: La sangre sólo se necesita cuando hay un desastre, un accidente o una guerra.
REALIDAD: La sangre se necesita todos los días. Nadie está exento de necesitar transfusiones debido a enfermedades comunes como la anemia o condiciones de cáncer como la leucemia entre otras. También la sangre es necesaria para cirugías cardiovasculares, cesáreas, entre otros.

MITO: Si tengo tatuajes o perforaciones en el cuerpo no puedo donar sangre.
REALIDAD: Toda persona con tatuajes o perforaciones en el cuerpo puede donar sangre después de un año de habérselos hecho, ya que a partir del año y con los estudios que se le hace a la sangre donada se puede detectar cualquier condición que pueda tener el donante a raíz de algún tatuaje o perforación.

MITO: Si soy menor de 18 años no puedo donar sangre.
REALIDAD: Todo joven de 17 años puede donar sangre con el consentimiento de sus padres. De 18 años en adelante no hace falta tener consentimiento.

MITO: El proceso es doloroso.
REALIDAD: El proceso no es doloroso y además es rápido. La extracción se hace a través de una pequeña zona de la piel con el uso de una aguja.

MITO: ¿Me puedo contagiar el VIH por donar sangre?
REALIDAD: Totalmente FALSO. No se puede contagiar NINGUNA ENFERMEDAD por hacer una donación de sangre. Todo el material que se emplea en la donación es nuevo, de un sólo uso y totalmente estéril.

MITO: Las mujeres no pueden donar sangre.
REALIDAD: Pueden donar sangre todas las mujeres y hombres mayores de 18 años y menores de 65 años. Con más de 50 kilos de peso, que se encuentren sanos. Y Sin Antecedentes de haber tenido alguna enfermedad infecciosa como Hepatitis B y C.

MITO: Donar sangre me producirá anemia.
REALIDAD: ¡Pocas personas conocen que por cada 450 mililitros de sangre que una persona dona es posible salvar hasta cuatro vidas! Una donación no causa anemia.

MITO: ¿Donar sangre engorda?
REALIDAD: Esto es totalmente falso. Tiene como antecedente el hecho de que las personas después de donar, piensan que necesitan comer más para reponer su sangre y así evitar la anemia¸ es de esperar que cuando una persona aumenta su ingesta de alimentos, engorde.

MITO: ¿Donar sangre hace que me sienta mal o débil?
REALIDAD: El volumen máximo de sangre que donas es de 450 a 480 mililitros. Representa como máximo el 10% del total de tu volumen sanguíneo. Esto no debe generar ningún tipo de problemas, ya que no es un volumen significativo de sangre en personas sanas y con buen estado físico. Para prevenir estos síntomas de inmediato se les da a los donadores abundantes líquidos y alimentos ricos en calorías.

MITO: ¿Puedo donar sangre todas las veces que quiera?
REALIDAD: Existen límites. Los hombres pueden donar sangre como máximo 4 veces por año y las mujeres 3. Esto es con el fin de permitirle a nuestro organismo recuperar adecuadamente el volumen de donación, el que se recupera en 2 a 3 meses en promedio. Las mujeres no deben estar menstruando o embarazadas.

MITO: ¿Las personas que tuvieron Hepatitis ya no pueden ser donantes?
REALIDAD: Quienes tuvieron Hepatitis A antes de los 12 años pueden ser donantes, si se trata de hepatitis A, no se transmite a través de transfusiones, caso contrario a las hepatitis B, C, que si se transmiten a través de la sangre.

MITO: ¿El donar sangre hará que me enferme?
REALIDAD: El donar sangre provoca beneficios en el organismo, porque activa la producción de sangre nueva. En una donación la persona pierde sangre de forma controlada y esto activa la medula ósea que es la encargada de producir las células que conforman la sangre, para que produzcan nuevos glóbulos rojos, blancos y plaquetas.

MITO: Si me rechazan una vez, ya no puedo volver a intentar ser donador voluntario
REALIDAD: Esto puede ser posible, dependiendo de tu estado de salud. Si cuando te presentas a donar, te sientes un poco mal, con tos, gripa o del estómago, te rechazaremos por esta ocasión. Y te aceptaremos cuando estés completamente sano.

MITO: Donar sangre debilita
REALIDAD: El organismo se encarga de reponer la sangre y al día siguiente el volumen vuelve al nivel normal. Si bien después de donar se recomienda evitar cargar peso y practicar ejercicios físicos, después de 12 horas se pueden realizar estas actividades con normalidad.

MITO: No se debe fumar antes de donar
REALIDAD: Los fumadores deben alejarse del cigarrillo seis horas antes de donar y dos horas después de colectada la sangre.

MITO: Las embarazadas no pueden ser donantes

REALIDAD: Las mujeres en embarazo, en periodo de lactancia o durante los seis meses siguientes de dar a luz no pueden donar sangre. La madres pierden muchos nutrientes amamantado al bebé y deben cuidarse.

MITO: Es necesario estar en ayuno para donar
REALIDAD: El donador debe estar bien alimentado y descansado, sin embargo, se recomienda evitar alimentos ricos en grasas en las cuatro horas previas a la colecta de sangre

MITO: Las mujeres con menstruación pueden donar
REALIDAD: La menstruación no es impedimento para donación.

MITO: La gripe impide donar
REALIDAD: Lo ideal es que la persona con gripe espere para donar sangre siete días después de curarse.

MITO: Se pierde mucho tiempo donando sangre
REALIDAD: Donar sangre es un gesto sencillo y rápido. Sólo hay que llenar un sencillo cuestionario que sirve para proteger tanto tu salud como la del receptor. Tras una entrevista con un Tecnólogo Médico, se pasa a la extracción que dura aproximadamente 10 minutos.

MITO: Las personas de bajo peso no pueden donar.
REALIDAD: El peso mínimo para poder donar una unidad de sangre es de 110 libras (50 kilos). Esto es para evitar que los donantes presenten reacciones adversas debidas a una extracción de volúmenes excesivos. Una unidad estándar de sangre corresponde a 450 +/- 50 mililitros, lo cual no debe representar más que el 12.5% del volumen sanguíneo del donante.

MITO: Cuántas veces al año se puede donar sangre
REALIDAD: Cada 3 meses, para varones un máximo de 4 veces al año y para mujeres de 3 veces/ año.

MITO: Si empiezo a donar siempre debo donar sangre por que se me crece la sangre o se me sube la presión
REALIDAD: No, el donar sangre no sube la presión arterial, sino la utilizaríamos para subir la presión, y no es así. Tampoco la sangre se crece sin control al donar sangre.

MITO: El donar sangre acelera el proceso de envejecimiento
REALIDAD: No, todo lo contrario estimula la regeneración de los tejidos.

MITO: Hay algunos tipos de sangre más necesarios o importantes
REALIDAD: Todos los tipos de sangre son necesarios e importantes, depende de cuánto volumen de sangre y de qué tipo requieran los pacientes críticos hospitalizados. Gente de todos los tipos siempre se enferma.

MITO: Las agujas dañan la vena por donde uno dona sangre.
REALIDAD: Las agujas están cada día más modernas y no producen daño. El pinchazo es molesto, pero es algo pasajero. Es la misma sensación que se siente cuando se toma una muestra de sangre para una prueba de laboratorio.

MITO: Según la mayoría de las religiones, es malo donar sangre.
REALIDAD: Ser solidario es promovido por la mayoría de las religiones, y el donar sangre es una forma de expresar la solidaridad a otros seres humanos.

MITO: Donar sangre vuelve loca a las personas.
REALIDAD: Donar sangre no produce ningún daño a la salud mental.

MITO: El donar sangre dañará tu salud irremediablemente.
REALIDAD: La donación de sangre no dañará tu salud, ya que el volumen de tu sangre se repone con facilidad.

MITO: Donar sangre provoca infartos, cáncer, convulsiones u otras enfermedades.
REALIDAD: El donar sangre no provoca ninguna enfermedad en una persona saludable.

MITO: Donar sangre da hambre.
REALIDAD: Si estás en ayuno muy prolongado, sobre todo cerca del mediodía, si da hambre, por eso se le solicitan que lleguen desayunados, más si van a donar sangre después de las 10:00am.

MITO: La sangre transmite parte de nuestra personalidad la persona que la recibe.
REALIDAD: La sangre no trasmite ningún rasgo de personalidad a la persona que recibe la transfusión.

MITOS Y REALIDADES SOBRE LA DONACIÓN DE SANGRE